Es inevitable escribir o dejar de dar una opinión sobre las consecuencias del confinamiento provocado por el coronavirus (Covid-19), y es que los casos por violencia intrafamiliar y las cifras por obesidad aumentan considerablemente en México y Tlaxcala no es la excepción.

Los datos de la Secretaría de Gobernación no mienten, la violencia en los hogares en contra de las mujeres y menores de edad es preocupante, las llamadas por agresiones físicas al interior de los hogares tiene un repunte del 120 por ciento desde que inició la emergencia por el virus que mantiene en jaque al mundo.

Mientras que la Secretaría de Salud reporta un incremento en casos por obesidad, debido a que un gran número de familias se dedica a comer y tomar bebidas endulzantes sin control y sin realizar ejercicios físicos.

Ambos fenómenos son de preocuparse y ocuparse, tan sólo la Segob indica que las mujeres encabezan las estadísticas por agresiones, seguidas por las niñas y niños que también son maltratados por algún integrante de la familia, principalmente por el padre y la madre que no hayan como desquitar su enojo y desesperación por las medidas de aislamiento.

Si bien la titular de la Segob, Olga Sánchez Cordero, anunció el inicio de campañas de difusión para evitar la violencia intrafamiliar y mantener la calma durante el confinamiento, aún no hay efecto en las estrategias, las mujeres y los menores de edad siguen vulnerables, toda la atención se concentra en los pacientes por Covid-19, sin embargo, el Gobierno de México, debe ser más serio y responsable en las consecuencias y secuelas sociales, económicas y políticas que deja y dejará el virus, con el cual deberemos de aprender a vivir como se ha hecho con otras enfermedades, virus y síndromes.

Si el gobierno de México no quiere poner su atención en estos temas, es el momento preciso para que el Gobierno de Tlaxcala tome las riendas, es decir, que ponga en marcha estrategias de comunicación bien diseñadas, planeadas y correctamente ejecutadas para evitar las agresiones en los hogares, además de emprender campañas para controlar la ingesta de comida alta en calorías, grasas, sodio y bajo en nutrientes esenciales, sin duda es una gran oportunidad. Ya se verá.

BOMBAZOS…

La información falsa en redes sociales sobre el Covid-19 mantiene incrédula a un gran número de personas, que a pesar de las recomendaciones oficiales, testimonios de pacientes y del personal médico que atiende a enfermos siguen con la creencia de que el Covid-19 es un asunto político y económico, pero todo esto se generó por la falta de seriedad y de ejemplo de quien gobierna el país.

ARTILLERÍA PESADA…

En apoyo a los micro y pequeños comerciantes instalados en la demarcación de la comunidad de Atempan, Tlaxcala que son afectados por el confinamiento provocado por el Covid-19, el presidente de comunidad Geovanni Sánchez Castillo, tuvo el acierto de condonar el pago de permisos de funcionamiento por los días que persista el aislamiento social. Muy bien por este respaldo.

Hasta la próxima entrega de Frentes de Guerra.