• Fue puesto a disposición de la Fiscalía General de la República en Tlaxcala

Los operativos para inhibir, disuadir y combatir el delito que ejecuta la Policía Municipal de Apizaco, sigue dando resultados positivos, pues lograron asegurar a dos sujetos, uno de ellos en posesión ilícita de arma de fuego.

Los oficiales desplegaron un operativo de inspección aleatoria a personas y vehículos con la intención de mantener la seguridad en el municipio la madrugada del jueves, de esta manera, ubicaron en la calle Ángel Villaverde, a dos hombres que al ver la presencia policíaca intentaron cambiar de ruta.

Ante la acción sospechosa, les dieron alcance y les informaron del operativo que realizaban en ese momento, por lo que les hicieron una revisión preventiva.
En ese momento, encontraron en quien se identificó como Erick Ángel N., de 31 años de edad, un arma de fuego calibre 22 milímetros.

Al carecer de la legítima posesión y permiso correspondiente para la portación del arma de fuego, fue asegurado y puesto a disposición de la Fiscalía General de la República en Tlaxcala.

En tanto, su acompañante Diego E., de 24 años de edad, quedó a disposición del Juez Civil, ya que tenía en su poder diversas llaves para abrir vehículos.

• Utilizaba a su menor hijo para extraer prendas de vestir

La oportuna intervención de la Policía Municipal de Apizaco, permitió asegurar al vigilante de la tienda departamental Suburbia y a su menor hijo, luego de que fueron sorprendidos extrayendo diversas prendas de vestir la tarde noche del jueves.
El personal de monitoreo de las cámaras de la tienda departamental que se ubica en la carretera Apizaco – Huamantla, se percató que el vigilante ocultó diversas prendas de vestir entre sus ropas y se dirigió a la salida, por lo que de inmediato pidieron el apoyo de la policía municipal de Apizaco.
Al continuar con el monitoreo de las cámaras, detectaron que el vigilante contactó en el exterior a un menor, a quien le entregó las prendas de vestir de forma discreta e intentó regresar al establecimiento.
Pero en ese momento, arribaron los oficiales del agrupamiento de Operatividad Beta, quienes ubicaron al vigilante y al joven, que posteriormente se supo, es su hijo de 15 años de edad.
Al existir flagrancia en la comisión del delito de robo, ambos fueron asegurados, ya que de acuerdo con la Ley, de 15 años las personas ya son imputables.
Por ello, el menor fue puesto a disposición del Fiscal Especializado en Procuración de Justicia para Adolescentes, y su progenitor que se identificó como Nelson N., de 43 años de edad, quedó a disposición del Ministerio Público.