· El colectivo Totomoxtle promueve jornadas culturales en catorce escuelas primarias de comunidades asentadas en las faldas del volcán

Derivado de los trabajos sostenidos en el Primer Encuentro Estatal de Mediadores de Salas de Lectura de Tlaxcala, el proyecto A las Faldas del Matlalcuéyetl surge encabezado por Guillermo Varela Báez, mediador de lectura tlaxcalteca cuyo objetivo es promover la oralidad y la comprensión de las lenguas originarias en el estado.

El estudiante de la Universidad Autónoma de Tlaxcala describe que el proyecto se fragua a partir de la idea que ocupa al Instituto Tlaxcalteca de Cultura (ITC) y a la Secretaría de Cultura del Gobierno de México: regionalizar los proyectos con la finalidad de aterrizar estrategias que impulsen el fomento a la lectura.

Así, Guillermo Varela (encargado de la Sala de Lectura Moxtli Ambulante) y un grupo de nueve promotores de lectura (todos originarios de Tlaxcala) se unieron para formar el colectivo Totomoxtle, encaminado a establecer jornadas culturales que fortalezcan este hábito entre la población de catorce escuelas primarias de distintas comunidades asentadas en las faldas del volcán.

Las dinámicas son realizadas con material didáctico proporcionado por el ITC y sustentadas con la palabra, parte en náhuatl y parte en español; principalmente, cuentos y leyendas son narrados por TataSlao, un abuelo sabio de la comunidad personificado por Guillermo Varela.

Con el TataSlao se trabaja mediante reflexiones sobre temas como diversidad cultural y educación ambiental, y posteriormente se organiza un rally de lotería gigante con palabras en náhuatl.

Guillermo agrega que el proyecto inició contemplando solamente siete de las catorce escuelas, pero gracias al apoyo y el interés de las instituciones que los apoyan, a los maestros y al Instituto Tlaxcalteca de Cultura, resultó posible cubrir todos los planteles.

Es importante destacar que surgió como propuesta de Guillermo, quien decidió vincular su tesis doctoral: Trayectorias laborales e identidad docente en primarias indígenas de las faldas del Matlalcuéyetl, Tlaxcala, cuya asesora es la Dra. Mariela Jiménez (Universidad Autónoma de Tlaxcala) en conjunto con Gunther Dietz (Universidad Veracruzana).

De acuerdo con su investigación, sustentada con datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), la educación indígena en nuestro país solo abarca educación inicial, preescolar y primaria: “Desafortunadamente, no hay escuelas de educación secundaria ni, mucho menos, preparatoria en ese rango”.

En total se ha atendido a mil 650 estudiantes de las primeras siete instituciones primarias. Para la segunda etapa se considera atender a mil 625. “Esta cifra abarca la región, son los alumnos que el censo de población de escuelas indígenas arrojó, pero también es lo que hemos ido corroborando con sus directores”.