El cantante de Huamantla, Carlos Rivera, cumplió con sus fans y con su palabra de que el concierto que ofreció en la ciudad de Tlaxcala por la reinauguración del estadio Tlahuicole sería hasta el momento, el mejor de su carrera artística, y así es: Carlos Rivera fue profeta en su tierra.

Ovacionado por su entrega en el escenario, el triunfador de la tercera generación de la “Academia” de TV Azteca conquistó a los asistentes de este gran espectáculo, pero no sólo eso, ganó la simpatía de más seguidores por los emotivos mensajes que trasmitió entre sus interpretaciones.

Carlos Rivera permaneció pendiente de sus fans, a quienes un día antes de su presentación en el estadio Tlahuicole les envío pizzas y café para contrarrestar el frío de la noche por permanecer formados afuera del recinto ferial en espera de recibir los boletos para ver a su ídolo.

Sin perder el piso por permanecer en la cúspide de su trayectoria como cantante, Carlos Rivera agradeció al Gobernador Marco Mena su interés para que fuera el encargado de inaugurar la obra de ampliación del estadio Tlahuicole, pero además por darle la oportunidad de ser el embajador de los festejos de la conmemoración de los 500 años del encuentro de dos culturas.

Un reconocimiento a los organizadores de este evento, en virtud de que la entrada y salida del público fue de manera ordenada, apoyados por un cinturón de seguridad y de protección civil.

Carlos Rivera se entregó en cuerpo y alma, por eso los tlaxcaltecas le respondieron con ovaciones y aplausos, el tlaxcalteca ya forma parte de la historia de Tlaxcala porque en cada uno de los escenarios que pisa en México y en el extranjero presume la belleza y el valor de su querido Tlaxcala. Que tal.

BOMBAZOS…
Todo parece indicar que las Redes Sociales Progresistas (RSP) se convertirá en partido político en virtud de que ha cumplido con los requisitos marcados por el instituto Nacional Electoral (INE), con esta noticia varios políticos tlaxcaltecas resurgirán del olvido, por lo que con seguridad el próximo año habrá sorpresas y noticias inesperadas en el medio político de Tlaxcala.

ARTILLERÍA…
El sábado pasado encontramos en el tianguis sabatino de la capital del estado a la Senadora panista, Minerva Hernández Ramos, quien a la vez de repartir tarjetas de presentación ofreció ponerse a las órdenes de los ciudadanos, ojala que sea así, porque el descanto con los políticos persiste, es decir, no les creen y mucho menos cuando les ofrecen ayuda o asesoría, la realidad es que la gente se siente ignorada y evadida sin respuesta a sus peticiones en el momento de tocar las puertas de las oficinas legislativas. Como la ve.

Hasta la próxima entrega de Frentes de Guerra.