Predicciones cortas

OPINIÓN

La primera columna que escribí al inicio del año se tituló “Predicciones 2020” en la que adelanté sucesos poco alentadores para México y Tlaxcala, la verdad es que lo escrito en ese momento se quedó lejos de lo que hoy vivimos.

Recuerdo que los conductores del noticiario “Frente a Frente”, América Montoya y Víctor Hernández Tamayo, comentaron después de que leí mi columna al aire que ojalá me equivocara porque mis predicciones nada tenían que ver con los resultados que en esa fecha gozaba el gobierno federal y estatal, mi pronóstico era poco creíble, incluso para algunos de mis lectores.

Adelanté que se vivirían conflictos en la Universidad Autónoma de Tlaxcala (Uatx) y en la Secretaría de Salud de Tlaxcala, así ocurrió.

En el ámbito nacional escribí que el Presidente Andrés Manuel López Obrador enfrentaría serios conflictos y que la economía del país sería inestable, hablé de desempleo, del riesgo de quiebra de algunas empresas, que la inseguridad se agravaría; palabras más palabras menos, que el segundo año de AMLO sería intenso con toma de decisiones de alto riesgo y de confusión por la creación de nuevos programas sociales y de salud.

Para otros analistas y columnistas el 2020 se veía como un año de consolidación y progreso para la Cuarta Transformación (4-T), de generación de empleos, proyectos de infraestructura, de bienestar social, en pocas palabras de desarrollo para México, pronósticos que están detenidos por un virus que nadie imaginó de su existencia.

Mi análisis de inicio de año también me llevó a decir que nos enfrentaríamos a nuevas enfermedades, pero nunca imagine las letales consecuencias del Covid-19, que mantiene en jaque a gran parte de los habitantes de la tierra.

En otras líneas de mi primera columna del año también hablé del descubrimiento de nuevas alternativas médicas y científicas, quise decir de nuevas vacunas.

El Presidente de México nunca imaginó que un virus detuviera sus proyectos políticos y que le restara tiempo para concretar su sueño de consolidar la 4-T, en esta ocasión no fue la oposición ni la mafia del poder que lo intentaron tambalear, fue el Covid-19.  

Si las predicciones de comienzo de año quedaron cortas, el anuncio de un hecho futuro para que la vida en el mundo vuelva a la normalidad, aunque con nuevas reglas de convivencia, es latente y esperanzador para todos. Que tal. 

BOMBAZOS…

Es increíble que a pesar de la información diaria sobre el comportamiento del Covid-19 en México y Tlaxcala existan personas que no creen en la enfermedad, por lo tanto, incumplen con las medidas sanitarias.

ARTILLERÍA PESADA…

El gobierno de Tlaxcala está considerado como uno de los mejores en el tratamiento informativo y operativo del Covid-19, ojalá que la calificación se mantenga por el bien de los tlaxcaltecas, una tarea difícil para el gobernador Marco Mena, pero no imposible, ya que querer es poder.    

Hasta la próxima entrega de Frentes de Guerra.



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *