Juan Guaidó se juramenta como presidente encargado de Venezuela

con No hay comentarios

CARACAS — El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, rompió relaciones diplomáticas con Estados Unidos el miércoles y dio 72 horas para que los diplomáticos estadounidenses abandonen su país. El mandatario sostiene que el gobierno de Donald Trump orquestó un plan para derrocarlo.

Las acciones de Maduro se produjeron luego de enfrentar el mayor desafío a su poder: un líder de la oposición se juramentó como el presidente encargado legítimo ante los aplausos de miles de manifestantes y el respaldo de varios gobiernos, incluido el estadounidense.

Los rápidos acontecimientos que convulsionaron al país parecen impulsar al líder opositor Juan Guaidó, un político de 35 años que recientemente cobró notoriedad en el escenario nacional. Pero Maduro desestimó la declaración al tildarla como un intento de golpe de Estado dirigido desde Estados Unidos. También anunció el rompimiento de las relaciones diplomáticas con Washington y firmó la orden de expulsión del personal diplomático estadounidense en el balcón del Palacio de Miraflores, sede del gobierno de Venezuela.

Los medios estatales ignoraron a Guaidó y a sus simpatizantes que participaron en las manifestaciones callejeras, pero, a diferencia de lo que ha ocurrido en el pasado, hubo escasa evidencia de una represión masiva hacia los opositores por parte de la policía y las fuerzas armadas.

Los manifestantes se reunieron en la plaza Juan Pablo II, en el municipio de Chacao, en Caracas, y entonaron el himno nacional. Ante ellos, Guaidó declaró: “Hoy, 23 de enero de 2019, juro formalmente como presidente encargado de Venezuela”. Luego les dijo a los venezolanos que levantaran la mano derecha para decir: “Juremos todos juntos como hermanos que no descansaremos hasta lograr la libertad”.

También les indicó a sus partidarios que se alisten preparen para la lucha. “Sabemos que esto no es algo de una persona”, dijo. “Sabemos que esto va a tener consecuencias”.

CON INFORMACIÓN DE THE NEW YORK TIMES

Deja un comentario