Uno de los más graves errores en el medio político es sentirse candidato a un cargo de elección popular cuando aún no se consigue el aval del partido y mucho menos el registro oficial de la autoridad electoral para entrar a la competencia.

La obsesión por el poder propicia que muchos políticos pierdan piso y enloquezcan, incluso que se arriesguen a pactar acuerdos y compromisos fuera de su alcance económico y moral.

Dicen los que saben que para llegar a ser un buen candidato hay que sentirlo y creerlo, pero también es claro y necesario respetar fechas, conocer las oportunidades y ventajas sobre los adversarios, así como reconocer debilidades, desafortunadamente no todos los aspirantes lo miran de esa manera.

En este momento en Tlaxcala hay personajes que se sienten candidatos, lo peor de todo es que se adelantan y vociferan que la victoria será suya solo por comulgar con el partido que actualmente repunta en las encuestas, Morena.

En este caso sí aplica la frase utilizada por Andrés Manuel López Obrador “Serenos morenos…” porque el camino aún es largo y en él pueden registrarse acontecimientos inesperados que podrían desvanecer las aspiraciones de muchos quienes ya se creen candidatos.

Sabemos que este fenómeno lo padecen conocidos personajes que no han tomado en cuenta las reglas internas de sus institutos, los intereses políticos de por medio, las negociaciones y acuerdos para registrar alianzas, pero muchos se sienten candidatos y hasta los siguientes gobernadores, presidentes municipales y legisladores, según sea el caso.

Nos dicen que la ex alcaldesa de la capital, Lorena Cuéllar, desde que AMLO ganó la presidencia se mira candidata y recalca en varios escenarios que será la próxima gobernadora de Tlaxcala, lo mismo ocurre con Dulce Silva, sólo por ser esposa de un amigo muy cercano a López Obrador; no se quedan atrás la senadora Ana Lilia Rivera y la diputada federal, Claudia Pérez, que en varias reuniones confirma que será la abanderada de Morena para la alcaldía de la capital, sin pensar que son muchos los morenistas que buscan el mismo espacio.

Así sucede en el PRI, PAN y PRD en donde muchos aspirantes aseguran que serán los próximos abanderados de sus respectivos partidos, a todo esto sabrá algo el ex diputado local Juan Carlos Sánchez García, la Senadora Minerva Hernández, el ex secretario de Gobierno Gelacio Montiel, los actuales titulares del Sepuede y de la USET, Manuel Camacho y Florentino Domínguez, de quienes no dudamos ya piensan en el reparto de varios puestos dentro de la administración estatal y municipal si logran su objetivo.

Uno de los peores errores en la política es sentirse candidatos cuando ni el registro oficial tienen, y mucho menos cuando desconocen las estrategias y las negociaciones de los partidos con miras a la conformación de alianzas o coaliciones.

Crean que la repartición o designación de las candidaturas sólo se dan en los espacios de las grandes ligas de la política, es decir, en el seno de las dirigencias nacionales, y en el caso de Morena en Palacio Nacional, aunque se manifieste lo contrario. Que tal.    

 BOMBAZOS…

Trabajadores del Sindicato Nacional Democrático de Trabajadores de la Secretaría de Cultura (SNDTSC) sector INAH colocaron mantas en el acceso principal de la Secretaría de Cultura en Tlaxcala en donde exigen a la titular Alejandra Frausto su intervención para gestionar los recursos necesarios para fortalecer al Instituto Nacional de Antropología e Historia, los interesados esperan tener una respuesta inmediata.

ARTILLERÍA PESADA…

El fútbol regresa al renovado estadio Tlahuicole con el equipo de Coyotes que mantiene alta la expectativa de los aficionados; felicidades a la directiva que a pesar de la pandemia se mantiene firme para hacer campeones a los Coyotes. Ojalá y felicidades.

Hasta la próxima entrega de Frentes de Guerra.