Un enorme bloque de hielo que gira en sentido contrario a las agujas del reloj está intrigando a los habitantes de Westbrook, Maine (Estados Unidos) por su extraordinaria forma y tamaño. Se trata un disco de hielo de casi 100 metros de diámetro que ha aparecido en el río Presumpscot de Westbrook. El fenómeno se produce cuando un bloque de hielo queda atrapado por un remolino de agua. A medida que gira, y golpea las rocas y el agua, va cogiendo la forma circular.