Hasta hace medio año nadie imaginaba que un virus se convertiría en una pesadilla mundial, el Coronavirus (Covid-19) tiene paralizado al mundo entero por su efecto mortal para los humanos.

De entre la humanidad nace un virus que sorprende a la comitiva de la Organización Mundial de la Salud (OMS), por consecuencia a eminentes investigadores, científicos y médicos que todos los días estudian el comportamiento de la salud pública y el tratamiento de nuevas enfermedades.

El Covid-19 se desarrolló, atacó y mantiene en jaque a toda la humanidad, la población de pequeñas comunidades y hasta de grandes orbes padece los efectos de este mal que aún no tiene fecha para su exterminio o control mediante la creación de una vacuna potente y efectiva.

La mortalidad de Covid-19 va más allá, los especialistas y los principales líderes del mundo saben perfectamente que los efectos del virus son una amenaza a la salud pública mundial, sin embargo, la reacción fue inmediata y consideraron que lo conveniente era mantener en cuarentena a las familias en sus hogares, cerrar espacios públicos y privados, los de mayor movilidad, además de emitir recomendaciones de higiene, si no se declara la emergencia oportunamente, en este momento las autoridades y los noticiarios estarían hablando de estadísticas y cifras espeluznantes en la tierra.

Los habitantes buscan ser valientes y cumplir con las recomendaciones sanitarias, pero deben admitir que una vez terminada la pesadilla del Covid-19 cambiará el estilo de vida de la gran mayoría de los mortales que habitamos el planeta tierra.

De hecho se debe aprender a vivir con el coronavirus, como se ha hecho con cientos de enfermedades, virus, bacterias y trastornos de todo tipo, el paso definitivo se dará una vez que los estudiosos anuncien el nombre de la vacuna contra el Covid-19, será uno de los episodios más reconocidos y recordados en la historia del desarrollo médico mundial.

La desesperación de mantenerse aislados no puede rebasar la inteligencia y la calma, la pesadilla terminará, sin embargo, no será válido que luego de este mal momento se desborden las pasiones, los excesos, los abusos y el deterioro al entorno ecológico, el Covid-19 debe tomarse como una experiencia que nos lleve a la reflexión, a un cambio de vida y de respeto a lo que y a los que nos rodean, más vale no exponerse y con entereza esperar lo que viene.

La pregunta de todos los días en el mundo ¿Hasta cuándo terminará esta pesadilla?

BOMBAZOS…

Desde este espacio un llamado a la población a que mantenga la calma, las agresiones en contra del personal médico no ayuda en nada, la atención a los pacientes es necesaria en este momento de crisis. Ojalá el gobierno de México ponga en marcha una campaña nacional de un ALTO A LAS AGRESIONES EN CONTRA DEL PERSONAL MÉDICO, en virtud de que las cifras de casos y personas fallecidas tienden a crecer, los espacios en hospitales se reducirán, habrá caos e impotencia, pero entonces más vale actuar a tiempo.

ARTILLERÍA PESADA…

Ahora resulta que las agresiones también van en contra de los maestros, todo empezó después de que el dirigente del SNTE emitió un mensaje de aliento vía Facebook por el reinicio de las actividades escolares de manera virtual o a distancia; sin ton, no son, un gran número de cibernautas comenzó agredir a los maestros a través de palabras altisonantes, además de calificarlos, entre otras cosas, de vividores e inútiles, -vaya que la cuarentana afecta el cerebro de muchos nefastos- me consta que los profesores están desarrollando todo su esfuerzo para que sus alumnos no pierdan clases, y mucho menos el ciclo escolar; un reconocimiento al trabajo de los docentes tlaxcaltecas, en especial a las maestras del nivel preescolar por el Día de la Educadora, Felicidades.

Hasta la próxima entrega de Frentes de Guerra.